Understanding Prejudice
Understanding Prejudice
Return Home

Reading Room

Exercises and Demonstrations
Multimedia Center
Teacher's Corner
Directory of Experts
Organizations
Links on Prejudice
About Us
Privacy Policy
Contact Us

Reading Room
La Psicolog�a del Prejuicio: Un Resumen

Disminuyendo el Prejuicio y la Discriminaci�n

El 24 de septiembre de 1973, un jefe indio de California, con su investidura india completa, desembarc� en Roma y reclam� posesi�n de Italia "por derecho de descubrimiento" justo como lo hizo Crist�bal Col�n al reclamar Am�rica 500 a�os antes. "Yo proclamo este d�a como el d�a del descubrimiento de Italia", dijo.

Indio norteamericano descubriendo Italia "�Qu� derecho", pregunt� el jefe, "tuvo Col�n de descubrir Am�rica cuando ya hab�a estado habitada por miles de a�os?" El mismo derecho que yo tengo de venir a Italia y proclamar el descubrimiento de su pa�s.

A pesar de que el New York Times se refiri� a este reclamo como "extra�o" (Krebs, 1973), la cr�tica del peri�dico �nicamente sirvi� para ilustrar el punto del jefe: es extra�o declarar posesi�n de un pa�s "por el derecho de descubrimiento" cuando el pa�s mucho antes ha estado ocupado por otras personas. Lo que el jefe hizo al hacer su declaraci�n fue revertir la perspectiva de las personas e invitarlos a ver el mundo desde el punto de vista de los indios norteamericanos.

Investigaciones en empat�a y representaci�n sugieren que este tipo de inversi�n de la perspectiva puede reducir prejuicios, estereotipos, y discriminaci�n (Batson et al., 1997; Galinsky & Moskowitz, 2000; McGregor, 1993; Stephan & Finlay, 1999). En efecto, los programas de entrenamiento en empat�a parecen reducir el prejuicio sin importar la edad, sexo o raza de los participantes (Aboud & Levy, 2000). Adem�s, la empat�a tiene la ventaja de ser relativamente f�cil de aplicar en un amplio rango de situaciones. Para volverse m�s emp�tico hacia las personas objeto de prejuicio, todo lo que uno necesita hacer es considerar preguntas tales como, �C�mo me sentir�a yo en esa situaci�n?, �C�mo se est�n sintiendo ellos en este momento?, o �Por qu� se comportan de tal manera? Ejercicios de representaci�n de papeles tambi�n han sido utilizados para practicar el responder efectivamente a comentarios prejuiciosos (Plous, 2000).

Otro m�todo poderoso para reducir el prejuicio y la discriminaci�n es establecer reglas, regulaciones, y normas sociales que busquen o exijan un trato m�s justo (Oskamp, 2000). En psicolog�a, las "normas" son consideradas como expectativas o reglas para un comportamiento aceptable dentro de una cierta situaci�n, y las investigaciones sugieren que hasta el apoyo de una sola persona contra el prejuicio es suficiente para influenciar a otras personas (Blanchard, Lilly & Vaughn, 1991). M�s a�n, ciertos experimentos sobre prejuicios anti-homosexuales y anti-negros han encontrado que el apoyo de una sola persona contra este tipo de prejuicio puede influ�r en las opiniones de personas con serios prejuicios de la misma manera que en las personas con prejuicios no tan marcados (Monteith, Deneen, & Tooman, 1996). La informaci�n normativa es especialmente fuerte y duradera cuando se refiere a personas del grupo interno. Por ejemplo, cuando a estudiantes de raza blanca se les comunic� en un estudio que sus compa�eros ten�an menos prejuicios racistas de lo que ellos mismos pensaban, esta informaci�n normativa continu� logrando un efecto de reducci�n del prejuicio una semana despu�s (Stangor, Sechrist, & Jost, 2001).

Reducciones a�n m�s duraderas en prejuicios a largo plazo son posibles cuando se les se�ala a las personas las inconsistencias de sus valores, actitudes y comportamientos. Milton Rokeach (1971) demostr�, por ejemplo, que cuando los estudiantes se pasan cerca de media hora considerando c�mo sus valores, actitudes y comportamientos eran inconsistentes con los ideales de igualdad, ellos mostraron un mayor apoyo a los derechos civiles a�n despu�s de transcurrir m�s de un a�o. Estos resultados son consistentes con la teor�a cognocitiva disonante, la cual postula que (1) el acto de tener pensamientos psicol�gicos incompatibles crea una sensaci�n de descontento o disonancia, y (2) las personas tratan de evitar o reducir estos sentimientos de disonancia cada vez que les sea posible (Festinger, 1957). De acuerdo con este an�lisis, los estudiantes del estudio Rokeach tuvieron pensamientos incompatibles tales como: "Yo apoyo la igualdad social" y "Yo nunca he contribu�do dinero o tiempo a un grupo de derechos civiles", y buscaron reducir sus sentimientos de disonancia al incrementar su apoyo a grupos de derechos civiles. Otras investigaciones han utilizado t�cnicas relacionadas a la disonancia para reducir prejuicios anti-homosexuales, anti- asi�ticos y anti-negros ( Hing Li, & Zanna, 2002; Leire & Eisenstadt, 1994 Monteith, 1993).


P�gina Anterior
P�gina 23 de 27
Pr�xima P�gina