Understanding Prejudice
Understanding Prejudice
Return Home

Reading Room

Exercises and Demonstrations
Multimedia Center
Teacher's Corner
Directory of Experts
Organizations
Links on Prejudice
About Us
Privacy Policy
Contact Us

Reading Room
La Psicolog�a del Prejuicio: Un Resumen

La Hip�tesis de Contacto

Una de las t�cnicas m�s profundamente estudiadas para reducir los prejuicios es la de contacto intergrupal (Hewstone & Brown, 1986). En The Nature of Prejudice (La naturaleza del prejuicio), Gordon Allport (1954, p 281) se hace la siguiente hip�tesis:
El prejuicio (a menos que �ste est� enraizado a la estructura de car�cter del individuo) se puede reducir por medio del contacto de mismo nivel social con grupos mayoritarios y minoritarios que buscan el mismo fin com�n. El efecto es mucho mejor si este contacto es dado con apoyo institucional (ejemplo, por ley, costumbre o ambiente local) y asegur�ndose que sea de forma que lleve a la percepci�n de un inter�s com�n y la percepci�n de una humanidad com�n entre los miembros de los dos grupos.
Este argumento, ahora mundialmente conocido como "La hip�tesis de contacto" ha recibido amplio apoyo en investigaciones. En un estudio sobre 203 estudios de 25 pa�ses -los cuales involucraban a 90,000 participantes- Thomas Pettigrew y Linda Tropp (2000) encontraron que un 94% de los estudios apoyaban la hip�tesis de contacto (es decir, 94% de las veces, los prejuicios disminu�an a media que se incrementaba el contacto entre los grupos).

Palestinos tirando piedras a israel�es Con este nivel de apoyo, �por qu� el contacto intergrupal no ha eliminado el prejuicio en la sociedad? El problema al utilizar el contacto para reducir los prejuicios no es el que la hip�tesis de contacto est� equivocada, sino m�s bien que es sumamente dif�cil lograr las condiciones necesarias, subraya Allport. En muchas situaciones reales, el prejuicio es propiciado por medio del conflicto y la competencia entre los grupos que se encuentran desiguales en nivel social, como por ejemplo los israelitas y los palestinos, los blancos y los negros, o los ciudadanos y los inmigrantes recientes (Esses, 1998; Levine &Campbell, 1972). Bajo estas condiciones de competencia y diferente nivel social, el contacto entre ellos puede incluso aumentar el prejuicio en lugar de disminu�rlo. Por ejemplo, en una revisi�n sobre unos estudios realizados durante y despu�s de la segregaci�n racial en las escuelas en Estados Unidos, Walter Stephan (1986) encontr� que el 46% de los estudios reportaron un incremento de prejuicios entre los estudiantes de raza blanca, 17% reportaron un descenso en prejuicios, y el resto de los estudios no reportaron ning�n cambio.

La clave est� en idear situaciones que lleven a interacciones cooperativas e interdependientes que busquen un fin com�n y donde se logre que las personas cambien de un "nosotros y ellos" a un solo "nosotros" (Desforges et al., 1991; Dovidio & Gaertner, 1999; Sherif, Harvey, White, Hood & Sherif, 1988). Las investigaciones en las aulas han encontrado que las t�cnicas de aprendizaje cooperativo incrementan el auto estima, la moral y la empat�a entre los estudiantes de diferente raza y etnia y a la vez mejoran el desenvolvimiento acad�mico de los estudiantes de grupos minoritarios sin comprometer el desempe�o de los estudiantes pertenecientes a grupos mayoritarios (Aronson & Bridgeman, 1979). Una de las t�cnicas de este tipo que se estudiaron inicialmente, llamada t�cnica de "rompecabezas en el sal�n" (jigsaw classroom), divide a los estudiantes en grupos de trabajo de diferentes razas en los cuales cada estudiante recibe una pieza vital de informaci�n sobre el tema asignado (lo que hace que cada miembro sea esencial e indispensable para los dem�s). Esta t�cnica de rompecabezas fue originalmente desarrollada espec�ficamente para reducir los prejuicios raciales, y d�cadas de estudio sugieren que es altamente efectiva para promover contacto interracial positivo (Aronson &Patnoe, 1997).


P�gina Anterior
P�gina 24 de 27
Pr�xima P�gina